Todos somos distintos y aceptar esa diversidad nos hace más humanos y nos trae alegría recíproca.

Deja un comentario