Insatisfacción contínua

 

El ser humano a lo largo de su vida está inmerso en la constante búsqueda de diferentes estímulos, retos, posesiones...es su manera de avanzar y progresar en la vida.
Esto se puede convertir en un problema si el afán de conseguir los objetivos se hace un fin en sí mismo y una fuente de ansiedad que deriva en un estado de insatisfacción constante.
Las personas con esta forma de actuar no disfrutan de sus logros, muy al contrario, en cuanto consiguen algo lo aparcan como si no tuviera valor, no lo disfrutan ni se recrean en lo conseguido, sino que cambian inmediatamente de objeto de deseo, tirando por la borda y desechando todos los esfuerzos, energía y tiempo empleados en el objetivo anterior.
Esta forma de actuar puede llevar a la inestabilidad y con ello a la ansiedad.
Es importante disfrutar el camino hacia nuestros objetivos, coordinando los esfuerzos, valorando los pequeños logros pero también al llegar al final estar estar satisfechos de lo conseguido, incluso premiarnos por todo el trabajo realizado y los medios empleados, aumentando nuestra estima e incorporando todo ello a nuestro valor personal, a nuestro proyecto de vida, dando coherencia y estabilidad al mismo, fortaleciendo la seguridad en nosotros mismos y en las creencias y valores en los que se basa dicho proyecto, que es al final lo que nos da el sentido a nuestra existencia.

PsicoActive

Deja un comentario